Inktober 2018 – Día 2: Tranquil

Día 2: Tranquil (Tranquilo)

Para el dibujo de este día buscaba no utilizar algo que refleje tranquilidad, no quería dibujar simplemente una persona meditando o relajándose. No, mi idea fue más bien algo que a mí me transmitiera y me hiciera sentir tranquilidad, paz.

Tristemente por el ajetreado estilo de vida moderno y mi cruel agenda no hay muchas cosas que me hagan sentir realmente tranquilo o en paz. Entonces recordé la última vez que me sentí así: fue hace algunos años durante un viaje para acampar. Estar en contacto con la naturaleza y el aire limpio me hizo sentir no solo en paz, sino realmente libre, me sentí uno conmigo mismo y en armonía con mis instintos más primitivos.

Pero eso fue ya hace tiempo, no he vuelto a ese lugar y tal vez no lo haga. Por eso el marco, no es solo un dibujo, es el dibujo de una fotografía, un recuerdo, una memoria. Ya que es todo lo que me queda de aquella experiencia, solo el recuerdo, y el inmenso deseo de regresar y volver a ser uno con mi propia naturaleza.

Inktober 2018 - Día 2: Tranquilo

Inktober 2018 – Día 1: Poisonous

Inktober es un reto para dibujantes -o cualquier persona que le interese- en el que cada octubre se les presenta una lista de temas o palabras para realizar un dibujo cada día inspirándose en el tema correspondiente.

Yo no soy ningún gran artista ni nada por el estilo, pero desde niño me gusta mucho dibujar y en estos últimos años he tratado de retomarlo en cada oportunidad que tengo. Así que este año me propuse participar en el Inktober para sacar la creatividad un rato y tener algo qué publicar.

Para aquellos que les interese participar, hoy aún están a tiempo (si no pues se ponen al corriente), así que aquí está la lista de palabras clave de este año:

La cosa es sencilla, hacen el dibujo correspondiente (a tinta) y lo publican con los hashtags #inktober y #inktober2018, y así cada día hasta el final del mes. Ahora sí sin más, aquí está mi primera contribución.

Día 1: Poisonous (Venenoso)

«Si te muerde y te mueres, es ponsoñozo. Si lo muerdes y te mueres, es venenoso«. Esa fue mi idea al ver la palabra de hoy, y pensé, ¿qué puede ser venenoso? Bueno, hay gran variedad de frutos, hongos y animales que pueden ser letales al momento de ser ingeridos, pero por alguna razón lo primero que me vino a la mente fue una manzana, posiblemente por la famosa manzana envenenada de Blanca Nieves. ¡Pero esa manzana está envenenada, no venenosa! Pero tras un poco de investigación, descubrí que la manzana, junto con las cerezas, almendras, y otros frutos, es la fruta más venenosa consumida regularmente. Bueno, no exactamente la manzana, sino sus semillas. Las semillas de manzana -así como los huesos de cereza- tienen una pequeña concentración de cianuro, que se libera al ser masticadas. Claro, es en una concentración muy pequeña, y necesitarías comer grandes cantidades de semillas de manzana para que sean letales, así que no te preocupes, puedes seguir comiendo tu manzana al día para alejar a los doctores, solo no te comas las semillas.

Y volviendo a la frase con la que me inspiré, me imaginé ¿qué tal si una manzana venenosa pudiera morderte? Y pues este fue el resultado…

Por si el hecho de ser una manzana y los colmillos chorreando veneno no eran suficiente indicación de que es venenosa, todavía le agregué la clásica calaverita en la frente. Ya si alguien aún así se la come, es su responsabilidad.